El virus no discrimina: cómo proteger a los niños